martes, 2 de julio de 2013

ESPAÑA VS BRASIL; MÁS QUE FUTBOL, UNA ACTITUD





Hago una pausa al tema seriado de los hijos para hablarte de algo actual, la final de la Copa Confederaciones. 
Tal vez es la primera vez que llegas a mi blog, así que te cuento que mi blog no es deportivo; no haré un análisis futbolístico, una crítica al desempeño de grupo vs el desempeño personal, un desdoble de la estrategia propuesta por Del Bosque y por Felipe Scolari; pero aunque no hablaré de fútbol puro, hablaré de la escénica de este.
Tal vez eres de los que constantemente me leen (muchas gracias de paso), así que sabes que le sacaré la vuelta al asunto para que sea relevante para ti o por lo menos disfrutes la lectura. 
Desde adolescentes, un primo y yo idolatramos a Brasil futbolísticamente. En los mundiales de fútbol, a México lo eliminan en los octavos de final, así que los mexicanos tenemos que mirar a otros países para heredar nuestro apoyo y pasión hasta el final del torneo. Como Brasil es el mejor paladín de nuestro continente, termina siendo quien recibe el apoyo de toda América; opiniones más, opiniones menos. 
Por otro lado, Brasil tiene la tradición del “jogo bonito”, de jugar con gracia, con soltura, de hacer maravillas con el balón; puedes ver como se divierten haciendo su trabajo. Así que no solo se vuelve una delicia ver jugar, a Brasil, sino que es todo un ejemplo de vida al mirar a alguien que disfruta su trabajo. 
Además, Brasil transmite “buena onda”, es uno de los 3 países americanos que no hablan el castellano, pero junto con Canadá, Brasil es de los “hermanos americanos” que Hispanoamérica abrasa con cariño. En mis dos años en España, mi mejor amigo era un brasileño con quien iba a un restaurante que se convirtió en un clásico, un restaurante rodízio; por favor, no mueras sin antes ir a uno en la ciudad donde te encuentres; y por supuesto que te recomiendo la picaña. 
Así que por una razón u otra, Brasil siempre ha ocupado un lugar especial en mi corazón.
Pero bueno... Pasan los años, y llegamos a la Copa Confederaciones 2013, un torneo que reúne a los mejores de cada sección continental, al campeón del mundo y al país local. México, que ha ganado esta copa hace varios años venciendo a Brasil es eliminado en la primera ronda por ese mismo país. 
Entre que México fue eliminado por Brasil y entre que viví dos años en España, viví su conquista de la copa del mundo y vi el alza del Barcelona (mi equipo español favorito por azares del destino), tomé por primera vez la resolución de que mi simpatía iría hacia España. No es americano, pero al menos hablan castellano, y le tengo mucho cariño, y juegan con elegancia.
Llegó la final esperada, Brasil vs España. Mi decisión personal tomada unas semanas atrás se materializó en ese momento. Era una alegría para todo el mundo ver al famoso Brasil jugar contra el campeón del mundo. Se presagiaba un juego increíble. 
Aquí está el asunto de esta publicación. 
Brasil comenzó con fiereza el partido, España apenas podía meter las manitas para que los golpes cariocas no le dieran tan duro. Fue tan arrollador el inicio Brasileño que metieron gol al minuto uno. 
Por supuesto que ese ritmo es insostenible, así que poco a poco fueron bajando el ritmo y España empezó a jugar por fin. Empezó a hacer los diez mil toques en el medio campo como nos tienen acostumbrados. Empezó a hacer sus triangulaciones mortales y el partido se niveló por un momento. 
Como Brasil sabe, si le dejas el balón a España te marearán, así que los sudamericanos empezaron a cortar el flujo del juego metiendo pequeñas faltas, pequeñas pataditas, jaloncitos y recargones estratégicos. Nunca una patada muy fuerte, su intención no parecía lastimar, sino cortar la jugada. 
Esta actitud de contrarrestar el virtuosismo con una estrategia poco reluciente pero efectiva, ya se había visto en equipos que jugaban contra el Barça, cuyo estilo y la mitad de los 11 titulares de la selección española le pertenece. La discusión era: ¿Ganar a cualquier costa o ganar jugando bien? O ¿Qué es jugar bien, una estrategia eficaz o un fútbol propositivo y virtuoso?
Las opiniones están divididas, pero si me preguntas a mí, yo abogo mil veces por el fútbol propositivo y virtuoso. 
Fuera del fútbol sucede igual. Muchas personas cercanas a mi quieren ganar en la vida sin importarles cómo. Si tienen que hacer trampa, pisar a su propia familia, actuar bajo el agua, lo hacer con el único fin de ganar. ¿Te recuerda a alguien? 
Brasil no es la selección de Nicaragua para tener que dar patadas y así controlar al rival. La súper potencia Brasil tiene argumentos futbolísticos para mostrar cómo se juega este deporte, en cambio decidió recurrir a las infracciones de la ley para estorbar a una España que quería jugar como Dios manda que se juegue el fútbol... ¡Sí! Es Bíblico... No, no es cierto.
Claro, España falló un penalti, y expulsaron a Piqué por meterle falta a Neymar, el cual no dejaba de fingir que lo golpeaban y tirarse al suelo como si le hubieran dado un balazo (que vergüenza de figura brasileña); la expulsión fue correcta.... Vaya, quiero decir que España tuvo su oportunidad y la dejó ir; tampoco voy a defenderla ciegamente. 
Como te decía, hay personas que ven la vida como un campo de batalla, donde no hay honor ni dignidad de por medio; donde lo único que importa ganar. Son mercenarios que buscan el dinero, la fama o el reconocimiento a costa de lo que sea necesario. 
Piensa en un ladrón, ellos quieren tener dinero pero dedican sus esfuerzos a robar el trabajo de otros en vez de trabajar ellos mismos. Son buenos en lo que hacen, pero enfocan sus talentos al mal. ¿Por qué siendo tan habilidosos van por el camino oscuro? Simple y sencillamente porque se consideran escoria. Al quitarte algo que es tuyo, reconocen públicamente que ellos mismos no pueden obtenerlo, reconocen que son inferiores a ti, que la única manera que tienen de sobrevivir en esta vida es teniendo un cachito de ti; así como las ratas y cucarachas que viven escondidas en tu cocina esperando que algo caiga de ella y deslizándose por la noche para recogerlo. Ellos no lo reconocerán, se definirán a sí mismos como gente astuta, que logran flanquear la ley y tu inteligencia... En el fondo saben la verdad, todos sabemos en el fondo nuestra propia verdad.
No estoy llamando a la selección de Brasil ratas o cucarachas, pero ese ejemplo de “golpeo para evitar que tu juegues y luzcas” me parece patético, y más para Brasil. Con su fútbol, con sus estrellas, con su maracaná y su gente pudo ganar con honor.
Al terminar el juego me fui molesto a cenar con unos amigos. No estaba molesto porque mi equipo favorito haya perdido, sino porque el Brasil que tanto quería se rebajó tanto. Estaba decepcionado. Es como tener una novia que termina contigo y empieza a vivir la vida loca. No te duele tanto que se divierta con alguien más, te duele verla caer así.
Soy hijo único, pero nunca me ha gustado que mis papás me regalen cosas así no más. Nunca me ha gustado saludar con sombrero ajeno; me gusta que mis glorias sean mías, y no prestadas. Creo en la virtud de las cosas y las personas, creo en que el esfuerzo duro trae resultados. Creo que la persona esforzada puede superar al virtuoso por naturaleza. Creo que llegará el día en el que mire hacia atrás, y ya sea que tenga poco o mucho, sabré que lo que tengo lo merezco, que es el fruto de mis manos y que puedo estar orgulloso. 
No simpatizo con filosofías como: “Esta vida es de los que se ponen vivos”. Expresión mexicana que se refiere a estar atento a las circunstancias para sacar provecho a como dé lugar. Insuni me sugiere otra más explícita: “Los vivos comen de los tontos, y los tontos nomás de su trabajo.”
No simpatizo ni con usar claves en Age of Empires para obtener recursos ilimitados, entonces ¿Cuál es el chiste de jugar si no hay retos, si no tienes que esforzarte para lograr algo? 
Y Neymar... Neymar, Neymar. La figura brasileña, el que hace magia y en 8 segundos ya te metió un gol de la nada, es una vergüenza. Porta la histórica y honorífica camiseta 10 de Brasil que han portado solo los grandes como: Pelé, Rivellino, Zico, Rai, Rivaldo, Ronaldinho y Kaká (que por cierto, que pena por Kaká que se desperdicie en la banca del Real Madrid, que bueno que Mourinho ya se fue); pero se comporta con la dignidad de cualquier jugador amateur del campito cerca de mi casa. Finge faltas, provoca a sus rivales, ostenta una actitud pedante; es una vergüenza. Pero ahora que se vaya al Barça ahí lo van a educar, sabrá que el fútbol europeo es de clase, no de nacos. 
Ver a Brasil festejando por apenas haberle ganado a Uruguay y así pasar a la final, fue triste. Parecía como si hubieran ganado la copa del mundo. Brasil no está para esas cosas. 
El fútbol es profundo si se le quiere ver así. Tiene historias que pueden convertirse en películas. Tiene un efecto similar al que tiene el poder; muestra quien es quien realmente. 
¿Quieres saber cómo es alguien en verdad? Dale poder. ¿Quieres saber cómo es alguien en verdad y no tienes poder que darle? Juega fútbol con él. En esas circunstancias el verdadero carácter aflora. Allí puedes quien es egoísta, quien sabe compartir, a quien le gusta lucirse, quien es explosivo, quien es mesurado, quien es líder, quien no tiene una autoestima alta, quien es mal perdedor, quien es buen ganador. El fútbol es muy interesante. 
Apoyo a España, porque sus goles son a base de intento e intento. Juega en equipo y también tiene figuras, pero esas figuras solo apoyan el trabajo de equipo, no son luminarias por y para sí mismas. Esa es la filosofía de vida que abrazo. 


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Vaya! Menos mal que tu mejor amigo es brasileño y te gustaba Brasil! jajaja
Tienes razón en unas cuantas cosas:
1. Neymar es un guarro teatrero (dudo mucho que el barça pueda educarle, mira dani alves
2. Brasil ya no "joga bonito"

Pero también creo que estás muy resentido, te has dejado llevar mucho por la derrota en un asunto tan trivial como el fútbol para calificar a toda una nación. Es cierto que Brasil hizo faltas y eso está mal, pero también quitó muchos balones (sin hacer faltas) y presionó la selección Española hasta el final, y leñe... que fueron 3 goles, no hay excusa que valga, ganó el mejor.
Pero no pierdas la fe en la nación Brasileña, que no todo es fútbol, mientras se estaba jugando ese partido había miles y miles de manifestantes fuera del estadio recibiendo balazos de goma por querer mejor servicios públicos, pero claro, esos apenas salieron en los medios, para mí esos son los héroes, no la selección Brasileña.
PD: Soy Brasileño ;)

David Park dijo...

No confundas tu selección de fútbol con tu país por favor, son cosas muy diferentes. Mi selección no define mi país, que España sea campeón en la copa del mundo no significa que sea el país más próspero. En ningún momento he hablado de tu país o he dicho algo de tu gente, solo hablo de 22 jugadores y su director técnico.

Como escribí, España tuvo su oportunidad para cambiar el rumbo del partido y lo dejó ir, la victoria de Brasil hubiera ocurrido aún con el penalti metido y con Piqué en la cancha. Pero también hubiera sido una victoria con sabor a gloria.

Quiero insistir en que tu asociación entre tu equipo y tu país es meramente tuya; en ningún párrafo insinué eso.

Si lees lo que escribo, puedes ver que simpatizo con tu selección (e independientemente de eso, quiero a tu país), me pesa verlo caer en ese tipo de estrategias que no son dignas de un campeón. Lee nuevamente el ejemplo de la ex-novia, eso aclara mucho mi postura.

Anónimo dijo...

Casi al final dices que fue triste ver a Brasil festejar por haber ganado a Uruguai, y que Brasil no está para esas cosas (por temas de salud y educación precarias), de ahí interpreté que te referías a la gente brasileña y no solo a la selección, además dices que si quieres conocer como es alguien de verdad juega al fútbol con él etc, creo que has dado a entender que la actitud de la selección se puede extrapolar a los brasileños por que éstos apoyan a la selección.

Pero en fin, te habré mal interpretado, lo siento. Además en temas de fútbol poco importa la razón, y todo es muy subjetivo según el equipo que seas. Como decía el pastor Bullón: "En el fútbol, en religión y en política cada uno tiene su equipo"

Insuni Aguilar dijo...

En lo de jugar fútbol para conocer a alguien también se puede extender a cualquier juego, por algo hay un dicho: "Si a tu amigo quieres conocer, hazle jugar y beber"

En el alcohol le encuentro la lógica por el hecho de que desinhiba, en el caso del juego al estar simulando otra realidad no nos ata a las convenciones sociales o patrones de conducta que operan de manera casi inconsciente en nuestra vida diaria.

Obviamente tomar en cuenta esta parte del post habla de mi nulo conocimiento en fútbol incluyendo el partido en cuestión :P

David Park dijo...

jeje gracias Insuni

David Park dijo...

Anónimo, de ninguna manera he hablado de tu país. La mayoría de personas que me escriben inconformes con lo que he publicado, pareciera que leen desde la perspectiva de sus deseos.

No sé si tu país (gente, población, ciudadanos) festejó muchísimo por ganarle a Uruguay; no vivo en Brasil, no tengo como saberlo; pero tu selección sí lo hizo. Eso es lo que vi en la TV, de eso es lo que hablo.

Publicar un comentario