martes, 8 de noviembre de 2011

TE DEJO MADRID




Esta semana volví de Madrid, ya estoy en Mérida (México) otra vez y las cosas se ven tan distintas a pesar de que todo sigue igual.

Es raro, vuelvo a donde siempre he vivido y me parece que lo dejé hace más de 10 años. 

Disfruto cada experiencia, como el sorprenderme al ver pesos de nuevo en mi billetera. El sentir que hay menos árboles porque veo más cielo, aunque en realidad es la falta de edificios madrileños que me tapen el paisaje. Incluso llegué al súper y leí que un desodorante costaba 32, dije: "¡¿QUÉ, 32?, ¡QUE ROBO!" A medio segundo recordé que eran pesos mexicanos y no euros. 

Desde que llegué a Madrid, no conduje un coche en esos 2 años, ayer lo hice por fin. Pensé que por el tiempo podría perder habilidad, podría olvidarme de las calles o sentiría una emoción similar a besar a tu novia después de 1 semana de no hacerlo… pero en realidad no sentí nada al andar por la ciudad… fue como si apenas hace dos días hubiera dejado de conducir. Me decepcioné un poco de la falta de emoción del momento. Recordaba calles por inercia y todo era como siempre.

Ahora me veo tirando cosas de mi habitación que eran mis tesoros y recuerdos antes de irme; ahora no significan nada y solo le ocupan el espacio a otras cosas que me importan más. 

Vuelvo a mi humor mexicano que extrañaba y que solían no entender los de otros países de Europa.

En esos dos años que estuve ahí, me acostumbré a que los perros sean educados, tranquilos y obedientes; así que ver a un perro de Mérida, ladrándole detrás de su reja a la gente que pasa, me parece como ver a un inadaptado social grafiteando las paredes. 

Ahora mi conciencia me acusa cada vez que, en la misma cesta de basura, arrojo cosas orgánicas e inorgánicas. Siento que estoy clavándole un puñal al planeta que, apenas hace unos días, le daba la mano reciclando y separando. 

Mérida es diferente a como la recordaba, pero ella no ha cambiado nada, parece que el que cambió soy yo. No estoy calificando ese cambio, no digo que sea bueno o malo, que te guste más o menos como puedo ser ahora; lo único que señalo es lo interesante del cambio de percepción que se puede obtener con un paquete de experiencias nuevas de por medio. 

Junto con este cambio de perspectiva, vendrá un cambio de temática en el blog. Sigo sin pensar la nueva temática, pero en un martes de estos, verás que las cosas han cambiado. 

5 comentarios:

인순이 dijo...

Ay Davidu, conozco el sentimienti XD te va a llevar un rato pero obvio que cambiaste, hay cosas que sin embargo estoy seguraa que no cambian ya veras cuando nos reunamos todos y nos estemos riendo de nuevo

Jesús Cobos Abengoza dijo...

Buena suerte en tu nueva etapa, Parking!

David Park dijo...

Fe de erratas: si se recicla la basura en Mérida.

Insuno, de eso no tengo dudas =)

Gracias Cobos, espero tenerla

Claudia dijo...

nooooo! Tu por allá y yo sin saberlo! Una vez más, no me despedí decentemente... Pero bueno, era por seguir las malas costumbres ;)

David Park dijo...

Hola Clau; no solo de ti, me faltó despedirme de mucha gente más. Pero espero verlos algún día de nuevo, mantengo la esperanza =)

Publicar un comentario