martes, 15 de noviembre de 2011

TOP 5 - LAS COSAS QUE EXTRAÑO DE MADRID



En este puente temático de mi blog, donde te cuento el punto de encuentro entre Mérida (México) y Madrid y donde me adapto de nuevo a mi vida cotidiana en la primera ciudad mencionada; me divierto comparando todo y sorprendiéndome de las cosas que me han sido común toda la vida.

Un ejemplo de lo anterior es este: 

Mientras hacía ejercicio corriendo por las calles como es mi costumbre, me encontré a un hombre sin camisa acostado en la acera, por medio segundo me asuste, pensé que le había pasado algo, pero luego recordé que es una rara costumbre de la gente que trabajo en la construcción o en un taller mecánico. 

Cosas como estas me pasan durante la semana. Me doy cuenta que uno no se acostumbra a lo que ha hecho toda la vida, sino a lo que ha hecho en la última temporada de ésta. 

Como sea, ya se me ha pasado la emoción de la llegada a Mérida y comienzo a ser objetivo en cuanto a estar aquí, así que con la cabeza fría te presento los 5 puntos que extraño de Madrid:

1.- EL METRO

Gracias a la coordinación que tenemos en casa, he podido librarme de usar el transporte colectivo de Mérida. Aquí no hay metro, el suelo no lo permite ya que es como un queso gruyere de roca; así que el autobús es el medio por excelencia. Pero creo que esta semana ya lo tendré que usar.

El metro siempre fue mi adoración en Madrid. Aún veo mi abono de transporte (que me permitía viajes infinitos con un pago único mensual) y suspiro. 

Y no solo extraño el sistema de metro, extraño el de Madrid en específico, ya que comparado con el de Bilbao, Barcelona, Roma y Francia; el Madrileño es una maravilla.

2.- EL CLIMA

Dicho hasta el cansancio, el clima de Madrid es amable por su falta de humedad y es variado al contar con estaciones del año muy marcadas. No solo te da experiencias y paisajes distintos durante el año, también te permite tener la esperanza que al fin de 3 meses, el clima será distinto; si te gusta el frío, sabes que el verano pasará; si te gusta el calor, cuentas los días para la llegada de la primavera. En cambio, en Mérida, rezamos para que este invierno la temperatura sea un poco amable con nosotros y nos permita sacar las chaquetas que llevan un año o más en el guardarropa. 

3.- LAS RELACIONES INTERPERSONALES

Al español le gusta la convivencia, sus reuniones sociales se hacen con el fin de hablar y convivir, en Mérida parece que las hacemos con el fin de comer o emborracharnos, según las costumbres de cada quien. 

Tal vez por eso nuestra comida es tan rica y nuestra gente con tendencia a la obesidad. 

Me encanta que una llamada telefónica cuyo objetivo es informar sobre la hora y el lugar de un evento, se extienda varios minutos por la costumbre de hacer mucha conversación para saber cómo estás y cómo está tu día; para que al final, la persona concluya con la información que motivó esa llamada. 

4.- LAS CHICAS

Ya no me enfocaré en la estética como único y mejor argumento, sino en la amabilidad. En Madrid puedes hablar con una chica guapa sin ningún problema. Que secunde tu cortejo es otra historia, pero son amables y sencillas. 

En Mérida, una chica bonita y abierta a la amistad es difícil de hallar. Como la incidencia de mujeres guapas en mi ciudad es menor que en Madrid, es más fácil que estas chicas adopten la actitud de divas.  

5.- ARQUITECTURA 

Puede que Madrid no sea la ciudad más bonita del mundo, pero si la comparamos con Mérida, tiene un mayor gusto y visión en la estética urbana. Los parques, edificios, avenidas e incluso simplemente las aceras, son pensadas para facilitar la vida y otorgar placer a la vista. 

En Mérida no hay una fuerte regularización en cuanto a todo lo mencionado; y si la hay, es en las zonas nuevas; el problema está en lo que no fue construido bajo esas normativas. Las zonas antiguas no recibe remodelación, se quedan tal cual, y la ciudad se ve improvisada. Con decirte que en mi barrio, (que es bastante antiguo) cada casa podía hacer su acera del tamaño y diseño que quisiera. Así que mejor que no seas discapacitado o viejito, sino te resignas a desplazarte en el asfalto. 

Ahora, estando lejos de Madrid, aprecio todas esas cosas; uno se acostumbra a la vida buena; y cuando llegan las experiencias contrastadas como en la que vivo, te abren los ojos para darte cuenta que existe una mejor realidad y un objetivo más alto por alcanzar. Pero no todo es color de rosa y Mérida no queda superada en todos los aspectos; la próxima semana te diré que es lo que tiene Mérida que me hace estar contento de estar aquí y no en Madrid.

Como decía en muchas publicaciones anteriores, me encantaría poder fusionar a Mérida y Madrid para tener una ciudad ideal. Y por eso tengo el corazón divido al hacer el ejercicio mental de decidir donde quisiera vivir. 

8 comentarios:

인순이 dijo...

Me encantó tu última frase, el corazón dividido al hacer el ejercicio mental de decidir dónde quisiera vivir...
Ah los regresos, son un choque tan grande entre extrañar lo que viviste y extrañar lo que dejaste y no es lo mismo al volver. Pero como dices mientras sea divertido a veces redescubrir las cosas todo va bien ;-)

David Park dijo...

Gracias Insuno. Sí, es ver las mismas cosas desde otra perspectiva.
Las galletas llevan un buen ritmo de bajada =)

Anónimo dijo...

inevitablemente, el tiempo pasará... y tus recuerdos sobre Madrid se irán difuminando en tu memoria... pero entonces podrás volver a leer tu blog y recordar lo que viviste aquí... por eso debes seguir escribiendo!! un saludo desde Madrid,
Loys =)

Anónimo dijo...

Me parece que a tu mundo le hace falta una chispa de entusiasmo. Tal vez sea por el cambio que ahora estas experimentando, pero encuentra gozo en cada día que Dios te regala, y compártelo con las personas que te rodean. Vive cada día con la esperanza que este mundo no es tu hogar, sino el que DIos tiene preparado para tí. Donde gozaras de la maravillosa ciudad que nuestro Dios ha diseñado para que seamos Felices por la eternidad.. Dios te bendiga y sigue escribiendo que lo haces muy bien..

David Park dijo...

Hola Loyda,

Eso es muy cierto, incluso hay cosas que escribo y se me olvidan y alguien me las recuerda; y hasta pregunto: "¿Yo escribí eso?"

Gracias por comentar. ¿Ya tienes el modelo de vestido para las damas?

David Park dijo...

Hola anónimo,

No es tanto como parece, lo que pasa es que este post solo hablo de las cosas que extraño, pero el siguiente va sobre las cosas que me alegro de no seguir experimentando, así que se equilibran las cosas.

Pero de ke Dios tiene algo para mí, de eso no tengo duda.

Gracias por comentar y por los ánimos =)

Anónimo dijo...

Maravilloso!!! ahora conoceré Mérida a través de tus ojos y tus letras como conocí Madrid. Jejeje, saludos. Escribe mientras yo disfruto la lectura! Bendicionees!!
Lara.

David Park dijo...

Gracias Lara =) Me ponen de buenas tus comentarios. Bendiciones también.

Publicar un comentario