martes, 20 de diciembre de 2011

FIN DE TEMPORADA 2, TE DEJO MADRID





Desde que era adolescente he comprendido que la vida se divid en temporadas, como las series de televisión.

Tu también habrás llegado a esa conclusión; seguro que también divides tu vida según eventos importantes como por ejemplo, el paso de la secundaria (ESO) al bachillerato y de ahí a la universidad. Otras temporadas pueden comprender el inicio y fin de un noviazgo; o un trabajo, matrimonio, muerte de un ser querido; o algún acontecimiento económico o trágico que haya sido un parteaguas en tu vida. Incluso hay temporadas de distintos ámbitos que se montan unas sobre otras; pero al menos en mi caso, parece que todas se coordinan para iniciar y terminar al mismo tiempo.

Hay algunas temporadas que son muy obvias, como entrar a la universidad o casarte; pero hay otras que no son tan evidentes. Te hablo de esas  temporadas que no te das cuenta que has terminado la 4 y entrado a 5, hasta que llegas al principio de la 6. Es cuando vez hacia atrás y notas que un evento, o una serie de ellos, han cambiado lo que eras antes y te trajeron hasta lo que eres ahora; tal vez una persona mejor o peor, pero al final de cuentas, diferente. 

Así que estoy cerrando la temporada 2 de mi blog que coincide con el inicio de otra temporada en mi vida ahora en Mérida, México. 

Si has leído más de dos veces mis publicaciones, muchas gracias, que bueno que te haya gustado. Si es tu primera vez por aquí, espero que logre una segunda visita tuya. 

¿Te ha pasado que te aferras a una temporada vieja de tu vida? A mi sí, aunque los años te ayudan a ver con ilusión lo nuevo y dejar los "dvds antiguos" de temporadas pasadas para momentos de nostalgia con los amigos. Creo que ese es el chiste de estas etapas; dejarlas atrás, porque... ¿Qué otra manera hay para avanzar sino que mirando hacia el frente? 

Cuando ya estaba acorralado después de dos años de estudios en Madrid, y no podía hacer más que comprar el viaje de regreso a México; tuve sentimientos encontrados entre querer que el tiempo se extendiera para disfrutar más del final de mi temporada española, pero a la vez, tenía prisa para que esa temporada acabara y entrar de lleno a la que vivo ahora mismo. 

La razón de mi prisa no era porque sabía de antemano que la temporada nueva sería mejor; y es que con las series de televisión pasa igual; nadie te asegura que la temporada siguiente será buena. Pero en mi caso, quería ya estar en lo nuevo, dejando lo viejo lo más pronto posible. Y no lo toméis a mal amigos en Europa, os extraño mucho, pero no solo de cariño vive el hombre, y los mismos sueños que hicieron que os conociera, también hicieron que nos despidamos. 


Así que te espero cada martes como siempre para presentarte algo que te pueda sacar una sonrisa o te haga pensar un ratito en la palabrería que te arrojo al monitor o al dispositivo móvil. 

Gracias por ser mi lector y mi motivación; por ser mi confidente y ser bueno leyendo; por ser mi psicólogo y ahorrarme terapias; por acompañarme en mi aventura por Europa y ser parte de ese viaje; por disculpar mis errores ortográficos y de redacción; por engancharte o molestarte; por haber reído, imaginado y comentado aquí o en facebook. 

Gracias a Keyla por ser mi correctora, cuando vuelva a Madrid rico y famoso te compensaré. 

Gracias a los amigos que me nutrían de temas, gracias a mis padres por hacer lo necesario para que viviera aquella aventura, gracias a mis amigos que dejé en Mérida por no olvidarme y a los de España por recordarme.

Y ya que las palabras que no se leen no existen; gracias a ti por hacer que mi blog exista.

3 comentarios:

인순이 dijo...

Reinventarse no siempre es sencillo, mucha suerte y sabes que cuentas con una lectora asidua :)

David Park dijo...

Gracias Insuno

Anónimo dijo...

Eres un personaje realmente interesante...

Att: Leyni C.

Publicar un comentario