lunes, 2 de enero de 2012

UN AÑO NUEVO




Las personas tenemos cosas buenas y cosas malas respecto a nuestro carácter, llegamos a querer a otros cuando los rasgos buenos sobrepasan a los que no lo son (esto según los estándares de cada quien). Pero eso no significa que no podamos mejorar, aunque haya gente que ya nos quiera como somos. 

Ojalá y aquí en Mérida pudiéramos tener las virtudes de la gente que conocí en Madrid; la alegría y lo amiguero, lo positivo y educado, lo sonriente y lo ayudador. No es que yo lo tenga, pero hago mi lucha para aprender e imitar a las personas buenas que conocí. 

Pero como todo, hay otro lado de la moneda, y no es mentira que lo que  menos le gusta a uno, es lo que tiene más cerca, ya sea estando en Madrid, o regresando a casa. Aprovechando este nuevo año que inicia, te propongo 2 aspectos que si todos los erradicamos de nuestras vidas, te aseguro que tendremos un 2012 de crecimiento y más tranquilo:

EL PRODUCTO TERMINADO

En mis estudios en Madrid, tuve profesores que cuando se acercaban a corregirme algo que estaba haciendo mal, tenían tanto tacto que decían:

Profesor: "Yo lo haría así, pero como tu veas" 

Yo en mi mente: "¿¡Ha!? =S  Pero si tú eres el que sabe, ¿Cómo que "como yo vea", si yo no sé?"

Habían otros profesores que eran rotundos y demasiados rudos para el gusto mío y de todo el mundo; pero en México así suelen ser algunos, incluso peores; por lo tanto para mi era pan con lo mismo; pero para mis compañeros locales parecía que no.

A esto súmale que al estudiar ilustración, sin duda la vena artística sale a flote junto con sus males; así que no falta el alumno que se cree irreprensible y que piensa que paga para que el profesor se limite a "ver, pero no tocar". Así que con esta idea en el ambiente, los profesores solían venir con la frase del principio a manera de bandera blanca. 

El creerse un "producto terminado" es el pensar que ya estás bien y que nada te falta para ser mejor. No implica solamente que te creas perfecto; puede ser que te creas lo suficientemente grande, o viejo, o joven, o bueno, o experimentado, o poderoso, u hombre, o mujer, etc., como para hacer o aprender algo nuevo. 

Como la mayoría de los jóvenes, continuamente le tiro salvavidas a mi mamá para rescatarla del estanque analógico y acercarla al terreno digital. Éste es un ejemplo de lo que estoy diciendo. No necesariamente es creerte sabelotodo, también es creer que no lo necesitas.

Cuando te crees producto terminado, comienza tu declive, ya que el que no crece es porque está envejeciendo; y esto no tienen nada que ver con la edad. 

¿Te parece un buen propósito para este año nuevo? 

ESPERAR DE LOS DEMÁS

En Madrid me enfrenté con esta situación mucho más de lo que me enfrento en Mérida (México), estando aquí lo enfrento en mi casa.

Básicamente hay dos vertientes: 

  1. Espero que hagas algo sin que te lo haya dicho antes.
  2. Espero que hagas algo que yo mismo no hago.

También existen ambas manifestaciones combinadas. Rigel, un amigo de toda la vida con el que crecí, me dijo muchas veces: "No esperes nada de nadie, así no te defraudarán". Suena una frase solitaria, pero se refiere a no vivir a la expectativa de la reacción de los demás, tu da de ti sin esperar nada a cambio. 

Si te quejas de que la gente llega tarde todo el tiempo, llega temprano tú. Si no le has dicho a tu compañero de equipo que a él le toca imprimir, no esperes que lo haga. Y esto va para las mujeres: No les leemos la mente, ni tenemos el poder, ni deberíamos tenerlo. Si quieren que hagamos algo, díganlo. Atentamente, todos los hombres del planeta. 

Hombres, de nada. 

Si regañas a alguien por hacer algo que también haces, pero con la diferencia que tú eres el jefe en turno; pon el freno de mano a tu boca, así no quedas como tonto al darte la vuelta. 

Ni si quiera te invito a seguir estos puntos para que seas mejor persona; si no quieres, los puedes seguir simplemente para no quedar mal ante todos. Por estrategia social por lo menos. 



El blog no se convirtió en un blog de autoayuda ni nada por el estilo; pero veo útil tener un menú más amplio de buenos objetivos por estas fechas. Suerte con la cuesta de enero y con los kilitos de más.

5 comentarios:

인순이 dijo...

Si vieras que a pesar de que hace mucho que escucho y se que los hombres dicen que no leen mentes hasta hace poco me vine a dar cuenta de hasta que punto es cierto :P
Ah y como también aplica para las indirectas, aparentemente un ejercicio mental muy complicado para muchos, no por falta de inteligencia, es sólo otro de los puntos en los que nuestra mente trabaja de forma distinta.

David Park dijo...

Así es insuno, en cuanto a la lectura del lenguaje corporal; solo los perros les ganan a las mujeres (y quien tenga un perro sabe de lo que hablo); ustedes tienen esa habilidad muy desarrollada, y nosotros no.

Por lo tanto, tampoco lo podemos controlar del todo bien, porque no somos muy conscientes de él.

Anónimo dijo...

Probablemente no me recuerdes, pero aun asi quiero decirlo, me gustaste desde el momento en que te vi sonreir. Solo te vi como tres dias mientras estaba de vacacaciones en Madrid el verano pasado y por cosas de la vida me quede donde tu estabas, despues me tope con tu blog :)... no dejes de hacerlo David....lo olvidaba,que tengas un buen 2012!!!

David Park dijo...

=) Pues gracias por contármelo, me sube el ánimo. ¿Quieres decir que te hospedaste también en el piso del pastor? ¿O que fuiste a la iglesia Adventista de Alenza?

Que bueno que hayas llegado a mi blog de una manera u otra, y ojalá que no sea la última vez que lo visitas.

Un buen 2012 también, que sea un año de mucho crecimiento.

Anónimo dijo...

La primera...saludos :)

Publicar un comentario